jueves, 9 de marzo de 2017

"Juntos somos más" 2017


El pasado sábado 4 de marzo junto con David Muñoz OMI y Asun Hinojosa OMI participamos, como representantes de la Familia Oblata, en el encuentro de la CONFER "Juntos somos más" en su ya cuarta edición.

Nos juntamos 300 personas entre laicos y consagrados de distintas congregaciones.

La dinámica del encuentro comenzó, como es natural, con una oración para ponernos en presencia del Señor.

Después el padre Elías Reyan nos puso en situación con una interesante ponencia sobre la situación en la que estamos y los pasos a dar en el camino que se abre ante nosotros para seguir creciendo más y más en la misión compartida.


Con esta metáfora del camino comenzamos a trabajar en las tres etapas en las que se centró el encuentro: la identidad como vocación al carisma, la formación conjunta y la compartir la vida. Nosotros contamos con un camino ya recorrido en cuanto a la realidad de considerar el carisma como una vocación.

La mayoría de los laicos asociados al carisma oblato lo están por vocación y no por compartir la misión en una obra institucional de la congregación. Para aquellos que están asociados a la misión por su participación profesional en una obra de una congregación a menudo la relación es más laboral y profesional que vinculada al carisma. Ellos tienen que empezar por dar un sentido cristiano a su trabajo y después podrán descubrir la vocación y el carisma, si bien es cierto que no todos los trabajan en una obra de una institución religiosa se vincularán al carisma.

La segunda etapa del camino la formación, que para nosotros es continuar el desarrollo de nuestra vocación bautismal para muchas congregaciones significa empezar por dar a conocer el carisma de las obras, la vida de los fundadores y el sentido de la misión.

La tercera etapa, que sería la de dar más vida juntos, solo es posible si antes hemos avanzado en las otras dos.


Muchas otras cosas se podrían decir del encuentro pero por no alargar  más esta breve crónica solo diré que creo que el caminar juntos en la misión, que es la misión de la Iglesia, compartiendo el carisma, que es un don del Espíritu Santo, es lo que nos permite ser colaboradores de Jesucristo y trabajar en ¨celo por la salvación de los hombres”.

Pablo Renedo                     

1 comentario:

  1. Montserrat González12 de marzo de 2017, 1:53

    Gracias por compartirnos tan interesante e integradora jornada ..Felicitaciones ..que el Señor los siga iluminando . Saludos

    ResponderEliminar